Miedo a conducir o amaxofobia

Amaxofobia es por definición, el miedo patológico a la conducción.

La persona que lo padece ve el tráfico como una amenaza y observa a los demás conductores como elementos peligrosos con los que no se siente capaz de conducir.

Es un miedo irracional e injustificado que afecta, según el estudio del Instituto MAPFRE de Seguridad Vial, a más del 30% de los conductores españoles, dentro de los cuales, el 75% son mujeres.

foto-entrada-1

Las causas que provocan esta fobia pueden ser varias: haber sufrido un accidente de tráfico, ataques de pánico al volante, sentir que pone en riesgo su vida y la de sus pasajeros, tener altos niveles de ansiedad…

Aunque pueda parecer que la amaxofobia suela darse entre los conductores faltos de experiencia al volante, estos no son los únicos que la sufren, este miedo es cada vez más habitual entre los que cuentan con muchos años de conducción, sobre todo aquellos que hayan vivido episodios traumáticos de colisiones, o que sufran en su rutina altos niveles de estrés.

Este pánico se acrecienta en autovías y autopistas, carreteras sin arcén o grandes avenidas, dónde el límite de velocidad aumenta y la sensación de control disminuye.

Pero que no cunda el pánico (nunca mejor dicho), existen tratamientos para ayudar a superar este tipo de fobias.

La Escuela CEA de Conducción ofrece formaciones como “Curso terapéutico de conducción en simulador” o “Curso terapéutico de conducción preventiva en circuito”.

Si bien es cierto no todas estas terapias están al alcancen de cualquier bolsillo, por este motivo la DGT organiza cursos terapéuticos gratuitos para víctimas de accidentes de tráfico entre otras causas de la fobia.

Acudir a un psicólogo que profundice de manera personal en su miedo, también le ayudará a afrontarlo.

 

No obstante y como conclusión, los expertos recomiendan comenzar con esta serie de pasos para superarlo:

 

  • Modificar la idea de que el tráfico es una amenaza y todos los demás conductores un peligro.
  • Evitar la respuesta de huida en el tráfico como vía para combatir el miedo, intentando no cambiar los hábitos de tu vida diaria.

Algunas infracciones que os sorprenderán

A raíz de la noticia esta semana sobre la detención de una mujer que iba bajo los efectos del alcohol, en sentido contrario y sin una rueda por Gerona, hemos recopilado algunas sanciones que parecen sacadas de una película, algunas de risa y otras de ciencia ficción.

Duplicar la tasa de alcoholemia e ir a mas de 200 km/h, no tiene que ser bueno…

En el año 2013 la policía detuvo en Alcorcón a un vehículo que circulaba a una velocidad de 242 km/h y para colmo, el conductor duplicaba la tasa de alcoholemia.

Multado dos veces en el mismo día por exceso de velocidad

Los Mossos d’Esquadra interceptaron a un motociclista dos veces en el mismo día sobrepasando el límite de velocidad, y no precisamente por poco. La primera infracción ocurrió en la N-240 sobre las 10:30 de la mañana en dirección Tarragona y fue cazado a una velocidad de 192km/h. La segunda infracción se produjo en esa misma carretera, pero esta vez en sentido contrario a 186 km/h a las 13:00.

Creo no se puede multar tanto en menos de un año

Existe un caso que llama bastante la atención, un conductor que le fue retirado el permiso por acumulación de sanciones, llegando a perder 113 puntos del carnet en menos de un año. Un total de 45 infracciones, la mayor parte de ellas por exceso de velocidad.

Internet hace tanto daño…

Tener un amigo que le gusta colgar vídeos en internet puede salirte caro, y si no, que se lo digan al conductor de Málaga que fue sancionado por conducir a 184 km/h en un tramo limitado a 80 km/h, después de que su amigo colgara un video en Youtube de la “escena”.

Cuando rompes el alcoholímetro

Pero no solo tenemos conductores irresponsables dentro de nuestras fronteras. En Alemania un hombre fue multado por conducir su silla de ruedas motorizada superando en diez veces la tasa de alcohol permitida.

Record de recaudación en una sola multa

En Suiza tiene una manera distinta de calcular el precio de una infracción, estiman el precio de una sanción en base a tus pertenencias y claro, a un conductor millonario le salió bastante caro sobrepasar el límite permitido en una vía en 57 km/h, ¿adivináis cuánto le costó?. Pues nada más y nada menos que 290.000 dólares.

No todo van a ser infracciones graves

La policía multó a un conductor, si lo podemos llamar así, por ir sobre un triciclo de juguete en un polígono industrial Sevilla. Los agentes alegaron que conducía un vehículo sin luces y era considerado como conducción temeraria.

Y por último

La Dirección General de Tráfico multó en 2011 a la distribuidora Tripictures con 30.000 euros por el cartel publicitario de la película “Larry Crowne”, dónde aparecía los protagonistas sobre una moto sin casco por “apología de conducción temeraria”