El GPS también se equivoca

Historias protagonizadas por un GPS hay muchas aunque tristemente no todas acaben con un agradable final.

Comenzamos con la primera, ubicada en el término municipal de Ezcaray, en La Rioja, aquí descubrieron el porqué del misterioso caso de varios tráiler atrapados entre árboles.

No fue una tarea sencilla hasta que encontraron el motivo.

Estos camioneros que venían desde distintos puntos de la geografía seguían las indicaciones del GPS. Este les mandaba tomar un sendero hasta llegar a la esperada gasolinera. Al final del viaje acababan atrapados entre árboles, pidiendo la ayuda de una grúa para salir de ahí.

Google Maps también comete fallos en el trazado de sus rutas.

Foto entrada 3

Otra historia, en este caso más triste, habla de un señor que haciendo caso de su GPS y obviando las señales de seguridad vial acabó en mitad de la noche en el fondo de un pantano en Badajoz.

¿Falta de atención al volante o fe ciega en el dispositivo? El debate está abierto.

Para terminar este post, voy a contaros la anécdota que más inverosímil me parece.

Una pareja sueca viajó a Italia siguiendo las indicaciones de su GPS, después de varios días visitando ciudades, emprendieron rumbo a Capri, una bella isla bañada por el Mar Mediterráneo situada cerca de Nápoles.

Siguieron el recorrido del dispositivo y acabaron en Carpi, una ciudad que no dudo será igual de preciosa que Capri, aunque sin agua.

Lo curioso es que estaban convencidos de haber visitado la isla de Capri, y eso que no habían tomado ni un solo puente para llegar hasta ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *