Miedo a conducir o amaxofobia

Amaxofobia es por definición, el miedo patológico a la conducción.

La persona que lo padece ve el tráfico como una amenaza y observa a los demás conductores como elementos peligrosos con los que no se siente capaz de conducir.

Es un miedo irracional e injustificado que afecta, según el estudio del Instituto MAPFRE de Seguridad Vial, a más del 30% de los conductores españoles, dentro de los cuales, el 75% son mujeres.

foto-entrada-1

Las causas que provocan esta fobia pueden ser varias: haber sufrido un accidente de tráfico, ataques de pánico al volante, sentir que pone en riesgo su vida y la de sus pasajeros, tener altos niveles de ansiedad…

Aunque pueda parecer que la amaxofobia suela darse entre los conductores faltos de experiencia al volante, estos no son los únicos que la sufren, este miedo es cada vez más habitual entre los que cuentan con muchos años de conducción, sobre todo aquellos que hayan vivido episodios traumáticos de colisiones, o que sufran en su rutina altos niveles de estrés.

Este pánico se acrecienta en autovías y autopistas, carreteras sin arcén o grandes avenidas, dónde el límite de velocidad aumenta y la sensación de control disminuye.

Pero que no cunda el pánico (nunca mejor dicho), existen tratamientos para ayudar a superar este tipo de fobias.

La Escuela CEA de Conducción ofrece formaciones como “Curso terapéutico de conducción en simulador” o “Curso terapéutico de conducción preventiva en circuito”.

Si bien es cierto no todas estas terapias están al alcancen de cualquier bolsillo, por este motivo la DGT organiza cursos terapéuticos gratuitos para víctimas de accidentes de tráfico entre otras causas de la fobia.

Acudir a un psicólogo que profundice de manera personal en su miedo, también le ayudará a afrontarlo.

 

No obstante y como conclusión, los expertos recomiendan comenzar con esta serie de pasos para superarlo:

 

  • Modificar la idea de que el tráfico es una amenaza y todos los demás conductores un peligro.
  • Evitar la respuesta de huida en el tráfico como vía para combatir el miedo, intentando no cambiar los hábitos de tu vida diaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *